martes, 1 de diciembre de 2015

Ni un peso al Teletón

Tomado de: Jhon M. Ackerman
El chantaje filántropo, Rocha/Proceso
John M. Ackerman

El Patronato del Teletón está controlado por los hombres más ricos y poderosos del país, incluidos Emilio Azcárraga, presidente de Televisa, y Carlos Slim, presidente de Telmex, Telcel y Carso. Los ciudadanos que trabajamos arduamente todos los días para alimentar a nuestras familias no tenemos por qué donar nuestros pocos ahorros para purgar los pecados y limpiar las conciencias de los dueños del país, cuyas principales actividades son jugar golf, abrir botellas de champaña y hojear los estados financieros de sus negocios multimillonarios.

Si Azcárraga y Slim quieren ayudar a los niños discapacitados, que lo hagan con su propia fortuna, sin chantajear a la población mexicana, sin evadir impuestos o desperdiciar dinero en costosos circos mediáticos. Y si los ciudadanos del país se sienten comprometidos a respaldar a los menos favorecidos, existen miles de formas de apoyar directamente a los vecinos, familiares, amigos o colegas en problemas sin tener que pasar por los malos oficios de Televisa y Telcel.

Existe, sin duda, una grave crisis humanitaria en México. Más de 50 millones de pobres no tienen suficientes ingresos para satisfacer sus necesidades básicas. La situación de los niños discapacitados o con cáncer es particularmente escandalosa ya que el colapso de los servicios públicos durante la larga noche neoliberal los ha dejado en un estado de total abandono.

Sin embargo, la solución no se encuentra en reemplazar la responsabilidad del Estado para atender a los más vulnerables con las limosnas de las empresas monopólicas del país. El artículo 4 de la Constitución señala sin rodeos que “toda persona tiene derecho a la protección de la salud”. El hecho de que el gobierno no cumpla con esa tarea se debe precisamente a oligarcas como Azcárraga y Slim. Dejemos de alimentar a los monstruos que generan nuestra desgracia y trabajemos juntos para lograr un nuevo régimen donde el Estado cumpla con sus obligaciones...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE AQUÍ